martes, 14 de febrero de 2012

viaje sin retorno

y entre tanta inocencia, yo te amaba... aún te amo, y duele, duele tanto tu ausencia, tu ya no existencia, no sé, no hay palabras, sólo silencio llenos de recuerdos y tu sonrisa intacta, tu triste y esperanzadora mirada y eso es todo. Cómo me gustaría recordarte mejor, cómo deseo haber nacido antes y haberte vivido un poco más, pero deseos son deseos, como la realidad es real y las partidas no tienen vuelta atrás. Ya no hay más.


¡Te extraño tanto!.


tal vez otro día encuentre otras palabras, hoy, con esto basta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada